Juan José Antonio Castelli (Buenos Aires, 19 de julio de 1764 – íd., 12 de octubre de 1812) fue un abogado y político de las Provincias Unidas del Río de la Plata, actual República Argentina. Conocido como “el orador de Mayo”, se caracterizó junto a Mariano Moreno por su enérgico apoyo a la Revolución de Mayo. Fue miembro de la Primera Junta, cuerpo colegiado que asumió el gobierno tras dicha revolución.

Castelli fue el primero de los ocho hijos del médico veneciano Ángel Castelli Salomón y Josefa Villarino, a través de la cual estaba emparentado con Manuel Belgrano, de quien era primo. Castelli cursó sus primeros estudios con los jesuitas en el Real Colegio de San Carlos, lo cual sentó las bases de sus posteriores estudios religiosos.

Por disposición de una herencia, uno de los hijos del matrimonio Castelli debía ordenarse sacerdote; destino al que fue asignado Juan José, y fue enviado a estudiar al Colegio Monserrat, en Córdoba. Allí fue compañero de estudios de otros hombres que influirían en la vida pública sudamericana, como Saturnino Rodríguez Peña, Juan José Paso, Manuel Alberti, Pedro y Mariano Medrano y el cuyano Juan Martínez de Rozas, entre otros. Allí tomó contacto también con las obras de Voltaire y Diderot y, en especial, con el Contrato Social de Rousseau. Al finalizar los estudios escolares comenzó estudios universitarios de filosofía y teología. Pero, en 1785, al morir su padre, abandonó la carrera sacerdotal, por la cual no sentía una fuerte vocación.

Castelli fue vocal de la Primera Junta de Gobierno Patrio, abogado que se graduó en Chuquisaca después de haber cursado estudios en el Real Colegio Carolingio y en Córdoba.

En 1794 se casó con María Rosa Lynch y tuvieron como hijos a Ángela, Pedro (el futuro coronel), Luciano, Alejandro, Francisco José y Juana.

Ingresó al Consulado en 1796 para suplir la licencia por enfermedad de su primo, Manuel Belgrano. Más tarde fue designado Regidor del Cabildo. En 1801 participó de la fundación de la Sociedad Patriótica, Literaria y Económica, nombre público de la Logia Independencia,  en coincidencia con sus colaboraciones en El telégrafo Mercantil y el Seminario de Agricultura. En la Logia Independencia fue elegido Venerable Maestro (presidente).

Incorporado al grupo que consideró posible la coronación de la infanta portuguesa Carlota Joaquina para regir los destinos de los pueblos rioplatenses, Castelli asumió la defensa de Saturnino Rodríguez Peña, Diego Paroissien y otros en el procesamiento ordenado por Liniers por el apoyo a la propuesta portuguesa cuando Fernando VII había sido apresado por Napoleón Bonaparte. Sus argumentos son considerados como el mejor antecedente de los conceptos que se plantearon  desde el Cabildo Abierto del 22 de Mayo para que el pueblo reasumiera su soberanía.

Ya como vocal de la Junta encabezada por Cornelio Saavedra, Juan José Castelli apoyó con fervor las propuestas de Mariano Moreno, ordenó el fusilamiento de Santiago de Liniers en Córdoba y ejerció la representación de la Junta en el Ejército Expedicionario al Alto Perú. Tras el desastre de Huaqui, Castelli fue sometido a proceso y destierro. Falleció antes de conocerse el veredicto. Había nacido el 19 de julio de 1764, falleció poco después de cumplir 48 años de edad.
Tras la derrota de su contrarrevolución se dirigió a Córdoba y de allí marchó al Alto Perú con el Ejército del Norte. A pesar de sus triunfos iniciales, fue derrotado por el realista José Manuel de Goyeneche en la Batalla de Huaqui. A su regreso a Buenos Aires el Primer Triunvirato le inició un juicio, pero murió en 1812 debido a un cáncer de lengua. El juicio nunca fue finalizado.