Mariano Moreno (Buenos Aires, Virreinato del Río de la Plata, 23 de septiembre de 1778 – alta mar, 4 de marzo de 1811), fue un abogado, periodista y político de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Tuvo una participación importante en los hechos que condujeron a la Revolución de Mayo y una actuación decisiva como secretario de la Primera Junta, resultante de la misma.

El matrimonio Moreno-Valle tuvo catorce hijos. Mariano cursó sus estudios secundarios en el Colegio San Carlos, actual Colegio Nacional Buenos Aires, en donde finalizó sus estudios con título de honor.5 Consiguió contactos dentro del ámbito literario, gracias a los cuales pudo continuar sus estudios en la Universidad de Chuquisaca (Charcas), la única de tales características en Sudamérica en aquella época.

Desde su época de estudiante en Charcas estuvo familiarizado con las ideas de la Ilustración a través del canónigo Matías Terrazas que respaldó económicamente sus estudios hasta que  se graduó de  abogado.

Moreno no quería volver a Buenos Aires sin conocer la fuente de las riquezas y de las desgracias de Alto Perú. Por eso en 1802 visitó la ciudad de Potosí. Ve a los españoles descendientes de Pizarro que ejercercian sin piedad sus variados papeles como corregidores y encomenderos rodeados de grandes riquezas. Y vio la mita, que evidenciaba la miseria del indio y el despojo de que ha sido sujeto, retrato exacto de lo que había leído en la obra de Villava. Mariano Moreno regresó a Chuquisaca sumido en una tristeza profunda, con el pensamiento concentrado en el sufrimiento de una raza. En agosto de 1802 presentó en la Academia Carolina una monografía titulada: “Disertación jurídica sobre el servicio personal de los indios en general y sobre el particular de yanaconas y mitarios”. Se trataba de una obra de carácter político, del primer escrito en el cual critica la organización virreinal.

En 1809 participó de la sofocada asonada de Álzaga contra el Virrey Liniers que lo enfrentó por primera vez con Cornelio Saavedra, comandante del Regimiento Patricios.

A fines de 1809, Mariano Moreno ya había definido su posición política. Estaba definitivamente en contra de los españoles realistas y del francés Liniers. También se encontraba muy alejado de los criollos monárquicos defensores del carlotismo. El joven abogado siguió fiel a su posición, y sabía que el sector juvenil y republicano del partido patriota lo apoyaba. Promovió la constitución de una Junta de gobierno autónoma que, enarbolando la máscara de sumisión a Fernando VII, respetase la voluntad popular.

Poco después, en el  virreinato de Cisneros, Moreno redactó la Representación de los hacendados en el que desarrolló sus ideas acerca del libre cambio.

Secretario de la Primera Junta, creó  La Gaceta, la Biblioteca Nacional y tradujo El Contrato Social de Juan Jacobo Rousseau y suscribió el decreto de Supresión de honores. Presentó su renuncia tras oponerse infructuosamente a la  incorporación de diputados que representarían a las provincias.

Desde fines del siglo XVIII trabajaba en Buenos Aires la Logia  Independencia cuya Carta Constitutiva fue otorgada por la Grande Loge Genérale Ecossaise de France. A ella pertenecieron Mariano Moreno, Juan José Paso, Manuel Belgrano y Juan José Castelli.

Antes de la creación de la Logia Lautaro, existió una controversia entre los masones rioplatenses.  Según el historiador Fernández Cabrelli,  los masones moderados priorizaban el secreto y la cautela  para salvaguardar el gobierno autónomo. Mariano Moreno, en cambio, consideraba que el objetivo era  alcanzar  la independencia y que los ciudadanos participaran activamente en ella para que la libertad no constituyera un privilegio.

Saavedra, titular de la Junta y líder del sector moderado  lo designó entonces como representante en Londres, pero falleció en alta mar y su cuerpo fue echado a las aguas. Diversas fuentes historiográficas le adjudican la autoría del Plan de Operaciones, un proyecto de fuerte corte jacobino.  Contaba solo 33 años de edad, había nacido el 23 de setiembre de 1778.